Saltar al contenido

OSVALDO BAYER EN FRANKFURT

octubre 20, 2009

10-19-bay.jpg_582194462El escritor argentino Osvaldo Bayer dijo que lo “sorprendió” haber sido convocado para protagonizar ayer el acto más importante del proceso en el cual Argentina se convirtió en país huésped de la edición 2010 de la Feria del Libro de Frankfurt.
“Me sorprendió mucho que me convocaran”, admitió Bayer, que hasta ahora había estado siempre en la vereda opuesta a la del poder oficial. “Pero acepté inmediatamente porque uno tiene que difundir sus ideas y tiene derecho a hacerlo. Nuestra democracia tiene grandes fallas pero se está haciendo algo por la democracia”, explicó.
Bayer leyó ayer fragmentos de su novela más famosa, “La Patagonia Rebelde” (1974).
“Este gobierno ha sido capaz de mandar que la Justicia envíe a la cárcel a los criminales de guerra, ha sido capaz de terminar con la ley de medios audiovisuales de la dictadura y también de renovar la Corte Suprema de Justicia. Desde 1983 ningún presidente fue capaz de hacerlo
”, dijo en defensa de la actual administración argentina.
“Pero siempre sostengo que no tendremos una verdadera democracia mientras haya niños con hambre, y las estadísticas oficiales señalan que el 3,5 por ciento de los niños argentinos está desnutrido”, agregó. 

Antes de leer, Bayer dijo ante un numeroso auditorio compuesto sobre todo por chinos, alemanes y argentinos, que haría “un homenaje a los seres más humillados de nuestra sociedad”, aunque no aclaró quiénes eran. Al final de su lectura se supo que se refería a las prostitutas.
No voy a leer literatura sino algo que realmente sucedió en la lejana Patagonia de 1921, donde los peones rurales hicieron huelga y fueron reprimidos por el Ejército, y hubo 1.500 fusilados. Esta lectura es un homenaje a los seres más humillados de nuestra sociedad”, explicó.
A continuación leyó el fragmento en que los soldados fusiladores quieren contratar prostitutas. “Pero las cinco putas del quilombo”, en palabras de Bayer, “se niegan a recibir a los uniformados”. “Los soldados intentan entonces tomarlas por la fuerza, pero las mujeres se resisten y les gritan: «¡Con asesinos no nos acostamos!»”.
“Los únicos seres que tuvieron la valentía de calificar de «asesinos» a los autores de la peor matanza de obreros de nuestra historia son las personas más humilladas de nuestra sociedad”, citó Bayer el texto de 1974, y leyó los nombres completos de las “cinco pupilas”.

(DPA)

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: