Saltar al contenido

ENTREVISTA A RICHARD COLEMAN “El príncipe baila con fantasmas”

octubre 18, 2008

Se llama Carnaval de fantasmas, incluye versos como “la felicidad nos está matando” y en su portada se pueden ver las lápidas amontonadas de un cementerio. Nada fuera del cuadro si se tiene en cuenta que se trata de un nuevo disco de Los 7 Delfines, el grupo que desde hace casi dos décadas comanda Richard Coleman. Pero existe un dato que complementa la primera impresión: la blanca luz del día sobrevuela la escena. No se trata entonces de la imagen de un perturbador cementerio nocturno, sino que Carnaval de fantasmas se sugiere como un disco luminoso.

Creo que todas las canciones del disco son en cierto punto optimistas“, larga como si nada el compositor, guitarrista y cantante que allá por los años 80 se ganó el nobiliario título de “Príncipe de las tinieblas”, o algo así. Y la confesión de Coleman no queda flotando en la superficie sino que a lo largo de la charla se convertirá en eje conceptual. “El disco fue compuesto de día y eso ha sido un cambio importante, porque le dio otro aire. Fue algo que busqué, me esforcé en cambiar mi mecánica de trabajo. Empecé a trabajar a las 9 de la mañana; hubo momentos durísimos: solo en el estudio, medio dormido, con la hoja en blanco y tres tonos.”

Coleman se ríe al recordar aquel comienzo matinal. No hay drama, lo que reluce es la ironía, “en el buen sentido de la palabra“, remata.

¿Esta es acaso la presentación en sociedad de un nuevo personaje de la galería Coleman? Nada de eso. “No creo que sea tan dúctil ?sostiene?. El personaje que se sube al escenario soy yo. No estoy muy adornado, es la parte de mí que se sube a una tarima y dice cosas y recita y toca y hace su arte. Lo que sí siento es que en los últimos años me he relajado mucho. Le he sacado la histeria al personaje. En un momento me empecé a dar cuenta de que no necesitaba montarme en esa histeria para transmitir, para emitir las canciones, para decir las cosas. Eso me ayuda a no extremarme. En su momento me sirvió para estar fuerte arriba del escenario, pero ahora voy más o menos como vengo y creo que la situación es más honesta. Ahí arriba soy el príncipe de las tinieblas, ese es mi lugar para jugar a ser eso“.

Los 7 Delfines debutaron en 1990, en el teatro Arlequines, con una selección de ex: Coleman en guitarra y voz, Gamexane en guitarra (ex Todos Tus Muertos), Ramiro Bustos Fierro en bajo (ex Helicópteros, rápidamente reemplazado por Ricky Sáez Paz ) y Braulio D?Aguirre en batería (ex Los Auténticos Decadentes). Esa noche, el invitado de lujo estuvo debajo del escenario: Gustavo Cerati se encargó de manejar la consola de sonido.

Dieciocho años más tarde y con una formación consolidada (Coleman y D?Aguirre, más Germán Lentino en bajo y Diego García en guitarra), Los 7 Delfines acaban de editar su octavo álbum en estudio, Carnaval de fantasmas, luego de siete años de silencio discográfico. En ese período, Coleman se fue a vivir a Los Angeles y volvió, compuso medio centenar de canciones, produjo discos, participó del proceso creativo del álbum de Cerati Ahí vamos y se sumó a la banda que acompañó al ex Soda en la gira del disco. “Desde que volví a instalarme en Buenos Aires, en 2004, di cada paso con cuidado. Podría haber venido con la ansiedad de recuperar el tiempo perdido o con ganas de demostrar todo lo que había aprendido o salir a tocar a full pero cuando llegué, bajé un par de cambios y me tomé un tiempo para pensar cuál iba a ser mi camino como músico”.

Para la grabación de Carnaval de fantasmas, Coleman contó con el ingeniero Eduardo Bergallo, que trabajó en los dos primeros discos de la banda. “El nos propuso grabar como en los 60: los cuatro tocando en un salón, sin auriculares, sin monitoreo. Pensamos que si existía alguna magia, algo virtual en la comunicación entre músicos, eso sucede en el ambiente, es algo que queda en la habitación y que, microfoneando bien podíamos atrapar. Como atrapar al fantasma, de alguna manera“.

Sebastián Ramos LA NACIÓN

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: