Saltar al contenido

Justicia española investigará sobre desaparecidos de la guerra y franquismo

octubre 17, 2008

MADRID (AFP) – El juez español Baltasar Garzón se declaró este jueves competente para investigar las “desapariciones” durante la Guerra Civil española y el franquismo (1936-1975), abriendo formalmente una instrucción sobre las decenas de miles de víctimas de esa época que yacen en fosas comunes.

Garzón decidió “aceptar la competencia” para llevar a cabo esta investigación “por los presuntos delitos permanentes de detención ilegal, sin dar razón del paradero, en el contexto de crímenes contra la humanidad“, según el auto difundido por la Audiencia Nacional, principal instancia penal española.

Garzón responde así a 22 denuncias hechas a partir de diciembre de 2006 por asociaciones de familiares de toda España por “delitos de detención ilegal” y da el primer paso para el esclarecimento de las circunstancias de la muerte de cientos de miles de personas, casi todas leales al gobierno republicano español.

Una ley de 1977, dos años después del fin de la dictadura, declaró una amnistía que impidió investigar ese tipo de delitos.

Las denuncias también señalan “la existencia de un plan sistemático y preconcebido de eliminación de oponentes políticos a partir de múltiples muertes, torturas, exilio y desapariciones forzadas de personas a partir de 1936, durante los años de la Guerra Civil y los siguientes de la posguerra“, según el auto de Garzón, de 68 páginas. 

El juez, que ordenó la creación de un grupo de expertos y de la policía judicial, autoriza exhumaciones de fosas en 19 localidades españolas “a la mayor urgencia”, a cargo de los juzgados regionales y la policía judicial, según el auto. 

Una de las fosas es la que contiene los restos del poeta Federico García Lorca junto con el maestro de escuela Dióscoro Galindo y dos toreros anarquistas, todos ellos ejecutados en 1936 cerca de Granada (sur) por los antirrepublicanos. 

La familia de García Lorca, que siempre se había opuesto a la apertura de la fosa, anunció en septiembre que aceptaba la exhumación. “No lo impediremos. Aunque nos gustaría que no se hiciera, respetamos los deseos de las otras partes implicadas”, declaró al diario El País Laura García Lorca, sobrina del poeta y portavoz de la familia. 

La nieta del maestro, Nieves Galindo, pidió a Garzón la exhumación de la fosa para verificar que los cadáveres de las personas citadas se encuentran allí.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: