Saltar al contenido

Comienza una retrospectiva de Alain Resnais

octubre 30, 2007

Será hoy en Buenos Aires. Se recorrerán siete de los largometrajes más emblemáticos del gran cineasta francés. El artista se caracteriza por transitar en sus films los espacios laberínticos del pasado y la memoria de sus personajes

Una retrospectiva de siete de las películas más emblemáticas del gran cineasta francés Alain Resnais, especialista en recorrer los espacios laberínticos del pasado y la memoria de sus personajes, se llevará a cabo a partir del martes próximo en Buenos Aires.

“Hiroshima mon amour“, “Providence“, “Mi tío de América“, “Hace un año en Marienbad” y “Conozco la canción” son algunos de los títulos que componen el ciclo “Reencuentro con Alain Resnais (+Duras y Robbe-Grillet)”, que lleva ese nombre porque incluye un documental sobre Margarite Duras y tres películas filmadas por Alain Robbe-Grillet.

Tanto Duras como Robbe-Grillet, junto a Jean Cayrol y David Mercer, fueron escritores muy prestigiosos que colaboraron con Resnais en la escritura de los guiones de sus películas más valoradas.

Organizado por el Complejo Teatral de Buenos Aires y la Fundación Cinemateca Argentina, con el auspicio de la Embajada de Francia, el ciclo se llevará a cabo del martes 30 de octubre al jueves 15 de noviembre en la Sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín (avenida Corrientes 1530).

“En mis películas intento poner en escena los cambios de ritmo del pensamiento, los movimientos de la vida interior, e intento hacerlo de manera realista. Por eso me considero un realista de lo imaginario“, afirmó Resnais acerca de su obra.

Y señaló: “Pienso que tenía razón André Breton cuando se negaba a considerar la vida de la imaginación como algo separado de la vida real. Vida exterior y vida interior son reales de la misma, idéntica forma“.

La dificultad del cine, forma de expresión muy idónea para fijar este proceso mental, consiste en lograr crear imágenes que lleguen a emocionar el inconsciente del espectador casi a pesar suyo”, agregó el célebre cineasta francés.

El ciclo se completa con un documental inédito en Argentina sobre Marguerite Duras (una influencia fundamental en el comienzo de la obra de Resnais) y con tres películas dirigidas por el novelista Alain Robbe-Grillet, quien decidió iniciarse como cineasta a partir de su experiencia como guionista de “Hace un año en Marienbad“.

Nacido en Bretaña el 3 de junio de 1922, Resnais se interesó por el cine a los 13 años, cuando filmó “L’aventure de Guy” (1936), aunque tan solo una década después recuperó el interés y rodó una serie de cortos sobre pintores famosos.

En 1955 filmó una obra crucial del cine político, “Nuit et brouillard” (“Noche y niebla”), sobre los campos de exterminio nazis, un estremecedor modelo que con sus 32 minutos de visión imprescindible es un modelo de horror que nadie pudo superar.

La política nunca fue ajena a sus intereses: “La guerra ha terminado” (1966), sobre guión de Jorge Semprún, observa el desencanto de un exiliado español, militante antifranquista él (Ives Montand), ante la guerra perdida y una lucha que ve desvanecer.

El compromiso lo condujo a un filme colectivo, “Lejos de Vietnam” (1967), en el que en compañía de Chris Marker, Jean-Luc Godard, Agnés Varda y Joris Iven, entre otros, Resnais denunció las barbaridades de Estados Unidos en su invasión al país asiático.

Con la comedia, como en “Je t’aime, je t’aime” (1968), no le fue tan bien a pesar de que la parejita de Claude Rich y Olga Georges-Picot estaba muy en sus roles, pero lo experimental con lo romántico no atrajo al público.

Hubo un momento en que Resnais fue muy requerido por el público argentino: “Stavisky” (1974), con Jean Paul Belmondo como el famoso estafador de principios de siglo, “Providence” (1977) y “Mi tío de América” (1980) burlaron la claustrofobia de la dictadura militar y dieron calidad a quienes se refugiaban en las salas de cine.

Luego, el interés por su obra fue decayendo y muchos de sus títulos ni siquiera llegaron y cuando lo hicieron, como en el caso de “La vida es una novela” (1983), duraron muy poco en cartel.

 AFORTUNADOS AQUELLOS QUE PUEDAN ACERCARSE ¡APROVECHEN SEÑORES! 😛 lucas Emecé

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: